Disposición de lechos

Cuando los romanos se disponían a comer lo hacían, aunque suene un poco raro y fuera de lo normal, tumbados sobre el codo izquierdo que apoyaban en un cojín. Con la mano izquierda sujetaban el  plato y comían con la derecha. Se recostaban  sobre las famosas  tres camas del triclinio dispuestas en forma de herradura alrededor de una  mesa .  En numerosas ocasiones el mosaico que cubría el suelo en esta habitación representaba los restos de un banquete. Imagen Un triclinio representa en sus distintas partes a todo el mundo: el techo es el cielo, la mesa con los triclinios y los invitados son  la Tierra y, finalmente, el suelo es el mundo de los muertos… Fuera de la sala suele haber músicos tocando música de fondo con sus panderetas, sus flautas y sus liras. Los invitados comen sin zapatos y con los pies lavados (eso es lo primero que hacen al llegar a casa del anfitrión, lavarse los pies y perfumárselos). Las personas más importantes se sentaban en el lecho del centro y a su lado su esposa. El nomenclator que es el esclavo mayodormo, anuncia los nombres de los invitados y sus títulos. Imagen

Anuncios